43 estudantes que el mundo no debe olvidar: el deterioro del estado Mexicano y la masacre en Iguala

Desearía poder empezar este blog de ​​la siguiente manera: Durante las últimas semanas, la masacre en Iguala, en México, ha enviado ondas de choque por todo el mundo. Lamentablemente no es así.

Mientras  el asesinato  de un estudiante en Ferguson,  Estados Unidos, y las manifestaciones que el acto conllevó en el mes de agosto tuvieron una amplia cobertura en los medios de comunicaciones en Noruega, ha pasado casi por alto, o con alguna excepción, las seis personas asesinadas durante las manifestaciones estudiantiles, realizadas el 26 de septiembre en la ciudad de Iguala, en el estado de Guerrero, en México. El episodio concluyó con 43 estudiantes desaparecidos tras haber sido secuestrados por la policía. Consecutivamente, se han encontrado una serie de fosas comunes en los estados de la zona, y las declaraciones de los testigos han sido unánimes en que fue la policía que secuestró a los estudiantes y  que después fueron entregados por los mismos a la organización criminal Guerreros Unidos. Aunque el ADN de las familias de los estudiantes secuestrados no coincide con el ADN de los cadáveres calcinados encontrados en las fosas comunes que se han investigado hasta ahora, siguen apareciendo fosos y basado en relatos de testigos afirman que algunos estudiantes fueron quemados vivos.

Es difícil estar escandalizado por las noticias de violencia de México, pues estas  han marcado con regularidad en los últimos seis años y cada vez se piensa  que ahora tiene que ocurrir algo, ahora los mexicanos han tenido suficiente. Cada vez el mundo olvida a México y mientras  en el último tiempo nos hemos dejado seducir por la retórica del presidente Enrique Peña Nieto, contándonos que México ya ha dejado su período oscuro, y está listo para asumir el rol de imán de inversiones y de una economía emergente. No debería suceder esta vez, y no son solamente los mexicanos que tienen responsabilidad de evitar esto: También los actores/delegados extranjeros tienen un papel importante.

LA FRAGMENTACIÓN DE LOS CÁRTELES Y EL COLAPSO DEL ESTADO

Se ha escrito bastante de lo sucedido y aquí va solo un  breve resumen: el día 26 de septiembre los estudiantes de la Escuela Normal Rural,  Raúl Isidro Burgos de Ayotzinapa, en el estado de Guerrero, viajaron a la ciudad Iguala para protestar.  Los "escuelas normalistas" se establecieron desde la decada de los 1920s para educar a  maestros para la alfabetización y el cambio social en las zonas rurales. Las escuelas han sido un importante medio para la movilidad social de mexicanos pobres, pero han estado bajo una gran presión, ya que han sido vistas como centro de cuna para los movimientos sociales de izquierda, y en la actualidad sólo quedan 13 de 46 escuelas de este tipo en México. Los estudiantes de Ayotzinapa  que se manifestaban en Iguala, habían usado un autobús local, algo que en anteriores episodios había sucedido de manera pacífica. A diferencia de otras ocasiones, la policía esta vez abrió fuego y mató a tiros a tres estudiantes, dos futbolistas que estaban con ellos, y una tercera persona. Al día siguiente, un grupo de estudiantes viajó a la ciudad para protestar lo que había sucedido y 56 de ellos fueron perseguidos por la policía a través de las  montaña, 13 aparecieron rápidamente, pero 43 siguen desaparecidos.

Posteriormente se dio a la fuga el alcalde de la localidad, José Luis Abarca Velázquez y su esposa, ambos de los cuales han sido relacionados con el crimen organizado, y en la actualidad son perseguidos por la Interpol y  autoridades mexicanas. El presidente Enrique Peña Nieto envió tropas federales y desarmaron la policía local. Tanto el líder de los Guerreros Unidos, 22 policías y varios otros han sido arrestados. Pese a todo,  probablemente este no es el final de los problemas de Enrique Peña Nieto, ni  tampoco de toda la elite política mexicana. Pues existen por los menos tres motivos por las cuales este asunto reventó la fachada de Peña Nieto que no se compondrá.

 

QUIEBRE EN LA  IMAGEN DEL NUEVO MEXICO DE PEÑA NIETO

En primer lugar, este incidente viene poco tiempo después de otros dos escándalos  que han sacudido a México. En junio,  los periodistas de la Associated Press  pusieron en evidencia, que un acto que las autoridades mexicanas habían retratado como un tiroteo contra entre cárteles de droga y el ejercito, dando muerte a 22 personas en Tlatlaya, Estado de México, había sido en  realidad un asesinato a sangre fría a  jóvenes, llevado a cabo por el ejército.  Luego,  en septiembre,   el  Presidente entró en  conflicto con la  Universidad Politécnica de México por causa del plan de estudios. Se asegura que los colaboradores más cercanos del presidente habían tratado de forzar a través de cambios en el plan de estudios por temor a que la manifestación anual de conmemoracion de la gran masacre de los estudiantes en Tlatelolco en 1968 fuese violenta. Ambos escándalos han hecho que la ciudadanía  se cuestione el proyecto Peña Nieto.

En segundo lugar,  el caso muestra claramente que no sólo es la estrecha relación entre el crimen organizado y la policía  en México. En algunas partes del país,  los estados, las autoridades locales y el crimen organizado están tan coludidos que es difícil de distinguir. Ayuda poco mandar fuerzas federales,  ya sean policías, militares o  bien la nueva "gendarmería" en situaciones de emergencia, ya que la mayoría de la gente no tiene  confianza en el gobierno que está presente en sus comunidades, y  recurren  primero a los grupos de defensa ciudadana o carteles de narcotráfico  cuando algo debe ser resuelto.

En tercer lugar,  el hecho de que los estudiantes de Ayotzinapa pertenecieran a movimientos sociales de izquierda ha llevado a que la gente se pregunte, si esto realmente es un efecto de la guerra contra el narcotráfico, o mas bien es  una nueva guerra sucia contra los movimientos sociales, algo que ya se ha observado con anterioridad en México. Esta es una interrogante que no sólo va dirigida al presidente del partido PRI (Partido Revolucionario Institucional), o al partido del presidente anterior, el PAN (Partido Acción Nacional). Las autoridades del estado de Guerrero, que ahora también se vinculan al crimen organizado, provienen del partido de izquierda PRD (Partido de la Revolución Democrática), que ha pasado por varias crisis en el ultimo tiempo. Lo que ocurre ahora pone en evidencia  que las élites políticas  a través de los partidos están conectadas a  grupos de crimen organizado. De igual manera, creo que uno debe tener cuidado al establecer un paralelismo a la guerra sucia experimentada en el pasado contra los movimientos sociales. Creo que dos investigadores de la Universidad de Notre Dame se aproximan más a la verdad cuando explican que los ataques a los estudiantes, llevados a cabo por el crimen organizado (con sus copartícipes dentro del Estado) funcionan  mejor  al estar en una sociedad civil pasiva y fragmentada, que no exige derechos o cuestiona la corrupción. Pero lo que es verdad es que el vínculo con el crimen organizado  causa una represión estatal aún más brutal a lo que podría haber sido.

 

LA IMPORTANCIA DE LA PRESIÓN EXTRANJERA

Precisamente porque esta actividad vive mucho mejor sin la presión de la sociedad civil, es importante que la acción de presión continúe. Aunque ha habido grandes manifestaciones en México a causa de la masacre en Iguala,  hay pocos que se atreven a destacar como líderes de los movimientos de protesta. Hoy en día, escasamente se encuentranel poeta Javier Sicilia y unos pocos sacerdotes y obispos activistas en la Iglesia Católica, entre ellos Alejandro Solalinde. Por consiguiente, es esencial que el apoyo también venga del exterior.

Uno de los críticos más destacados contra las políticas del Gobierno estas  últimas semanas, Edgardo Buscaglia de la Universidad de Columbia, ha puesto mucho énfasis en que para que la sociedad civil mexicana logre ejercer  presión, es crucial que la presión venga paralelamente de los gobiernos extranjeros, organizaciones internacionales y sobre todo de las empresas transnacionales. Tanto la Unión Europea, como la Organización de los Estados Americanos y los gobiernos extranjeros han exigido que se capturen a los culpables de la masacre en Iguala, pero para avanzar en la lucha contra el crimen organizado en México se requiere mucho más que la captura a los culpables en casos individuales que han recibido atención de los medios. Como Buscaglia ha destacado durante años, se requiere un amplio control de la corrupción lo que exige que México sea sometido a una fuerte presión internacional. Esto es algo que entre otras cosas, Statoil (Compañía noruega de petróleo) debe tener en cuenta a la hora de invertir en México.

 

En la Universidad de Oslo, haremos nuestra contribución para  que los 43 alumnos no sean olvidados.  El dia 21. de noviembre vendrá Edgardo Buscaglia y otros expertos internacionales para discutir  lo que el crimen organizado significa para el desarrollo de los gobiernos y la democracia. Norlarnet  tendrá un seminario abierto el día 21 de noviembre. Será una gran oportunidad para todos los que deseen aprender más sobre las causas y consecuencias de la masacre en Iguala, y también conocer como desde lejos se puede contribuir a que una acontecimiento de esta magnitud no vuelva a ocurrir. (Traduccion: Cecilia Reyes Alarcon)

http://www.norlarnet.uio.no/events/events/2014/winning-the.html

Emneord: corrupcion, Mexico, Crimen organizado, masacra Av Benedicte Bull
Publisert 21. okt. 2014 08:47 - Sist endret 28. apr. 2016 13:13
Legg til kommentar

Logg inn for å kommentere

Ikke UiO- eller Feide-bruker?
Opprett en WebID-bruker for å kommentere